SuscripcionesContactoPublicidad Directorio Hemeroteca Mapa de sitio
VERACRUZ  

Fidel (casi) bajó del avión al secretario Cordero Arroyo

Álvaro Cepeda Neri

 

 


Publicidad

Está de nuevo en circulación Contralínea Veracruz para continuar la información veraz y contrastada, es decir, auténtica y verificada en sus fuentes, incluyendo, sobre todo, la del periodismo de investigación de sus reporteros y de análisis de las columnas de opinión, como quien suscribe la presente y cuya colaboración aparecerá número a número con el renacimiento de la revista, que dirige el reportero Miguel Badillo y su plural grupo de colaboradores. Publicaciones con información especializada de cada uno de los 15 estados del país donde circulan.

Así que aquí estamos de nuevo, ante los lectores veracruzanos, entre los que volverá a circular para llevarles una variedad de temas que abordarán los problemas sociales, económicos, culturales y políticos que irrumpen en la vida individual y colectiva de la entidad. La inseguridad, vía los secuestros, que el gobierno fidelista, por omisiones y casi siempre por actos casi intencionales, no investiga y por lo cual los delincuentes siguen cometiendo tan perversas y redituables acciones, paseándose impunemente a la luz del día.

La corrupción oficial invade como cáncer terminal. Si el PAN y sus aliados ganan las elecciones para gobernador, habrá una investigación sin miramientos. El autoritarismo de Herrera Beltrán y el que la administración pública sea un botín, mientras el desgobernador prepara su adelantada ambición por la candidatura presidencial con su “ejército rojo”, por ser éste el color de los priistas que les heredó el madracismo.

Muchos son los asuntos veracruzanos. Además de las historias que ahora se publican sobre la politiquería y donde el protagonista es Fidel Herrera, entraré de lleno al tema de esta columna, que gira en torno a uno de los abusos, con engaños y mentiras, del góber jarocho.

Allá por los primeros días de julio, cuando se iniciaron las lluvias, depresiones, huracanes y las constantes embestidas de la naturaleza en Veracruz, Fidel Herrera, astuto, habilidoso, labioso y perversamente listo, ideó la manera de exagerar los hechos ante el presidente Calderón, a quien ya ha hecho víctima de sus tomadas de pelo.

Cuando Herrera invitó al presidente panista a entregar viviendas, con dos cuartos, sin cocina, sin sanitarios y sin ventanas instaladas  –así dejan entrar el aire para abatir el calor–,  casi bajó del avión, con destino a Japón y China,  al secretario de Desarrollo Social, Ernesto Cordero Arroyo.

Resulta que entre los reporteros de la fuente presidencial se supo que ya casi para abordar el Benito Juárez, la nave con la comitiva de Calderón en su gira, el desgobernador Fidel Herrera pidió comunicación urgente con el presidente. Éste no tuvo más que atender al góber priista, que en corto le ha dicho que apoya sus seis iniciativas para privatizar Pemex, mientras dice lo contrario guiñándole el ojo a Calderón.

Fidel le pedía al inquilino de Los Pinos que le autorizara fondos extras para atender los daños causados por las lluvias en Veracruz. Con su tono cubano-jarocho Herrera dramatizaba: “¡Veracruz es un desastre!”. No le dijo que había rechazado los seguros para esos problemas, porque sus segundos de abordo pedían una iguala de 20 millones. Luego contrató a Seguros Cumbre, para cancelarle, aunque se haya puesto a  mano.
El poder inmenso de Horacio Duarte Ochoa, en la secretaría de Finanzas, es apenas comparable al de Fidel con todo y que éste es su jefe de todo y para todo. Así que no hay seguros para los desastres y Fidel ya encontró en el Fondo para Desastres de la Federación su arsenal.

Ante la llamada urgente, Calderón dispuso que Ernesto Cordero Arroyo, ya con su valija para la gira, se bajara del avión y se fuera a Veracruz a encontrarse con Fidel para inspeccionar el supuesto desastre de esos días. El titular de Sedesol obedeció la orden presidencial sin chistar, pero con el puro intercambio de miradas, no se dejó sorprender por Herrera. Cordero Arroyo casi se bajó del avión y se quedó fuera de la gira. Ya habrá otra.
El secretario la enfiló para Veracruz a encontrarse con el (des)gobernador. Y se inició el recorrido por aire y donde se podía por tierra. Desde el helicóptero, “si bien había llovido, no era el desastre anunciado”, escribió una reportera enviada, pues los medios jarochos, muy bien aceitados, magnificaron la comedia fidelista.

Cordero Arroyo, dicen otras fuentes –inclusive testigos acarreados con camisetas rojas–, estaba cada vez de peor humor. Herrera había mentido como es su costumbre: su clásico chantaje para hacerse de recursos, de los que no rinde cuentas. Otros reporteros soltaban la carcajada y admiraban el cinismo y la astucia de Herrera Beltrán para pasarse de vivo.
Descaradamente y hablando hasta por los codos, como acostumbra para confundir a sus interlocutores  –al estilo del oaxaqueño Nelson Murat–, quiso impresionar al enviado presidencial. Pero las evidencias desmentían al priista del más rancio pasado y ya multimillonario por quién sabe cuántas sinrazones.

Los reporteros de Contralínea Veracruz, que han retomado sus pesquisas por la entidad, confirman que ese martes 8 de julio, Fidel Herrera volvió a las andadas. Le mentía con exageraciones a Calderón para sacarle dinero a la Federación, el cochinito que año con año rompe el (des)gobernador, tomándole el pelo a Fox y ahora al sucesor.

Sobrevolaron la zona dañada. Cordero Arroyo sólo veía a los acarreados rojillos de Herrera felices de su papel de comparsas, vitoreando al desgobernador mediante paga, empleo, estancias en hoteles y pintarrajeados de rojo. Nada, salvo la tradicional pobreza y abandono que padecen los veracruzanos, a los que Herrera mantiene en el desprecio. Los pobres sólo reciben despensas en vísperas electorales y éstas ya vendrán con el primo diputado favorito de Herrera para ser su heredero evitando… con todas las mañas y perversidades la victoria de Yunes, el inminente candidato de la alianza entre el PAN y el Panal para disputar la gubernatura.

Y si Yunes triunfa, sabe Herrera Beltrán que le espera peor destino que a Dante Delgado,  su cómplice, socio y compadre: la cárcel. Entonces a ningún precio dejará que el PAN calderonista triunfe, e impondrá al PRI.

La reportera que cubrió la gira escribió: “De los damnificados por las lluvias, no se supo nada. Sí se veían muchachos fotografiando la gran comitiva  con teléfonos celulares. Al volver al helicóptero, Cordero Arroyo explicó su desconcierto. Había pedido que lo llevaran a las zonas más afectadas por órdenes del presidente Calderón, a quien la emergencia de las lluvias persiguió hasta China” (Reforma, 9 de julio de 2008).

Una vez más Herrera Beltrán mintió para engañar a Calderón. No había, en esos días, ninguna situación de emergencia por el mal tiempo. Sabe que miente y busca la manera de darle veracidad a sus embustes. Es un embustero profesional. El secretario de Desarrollo Social no daba crédito. Enfadado Fidel había reportado 21 municipios en desastre total; apenas había dos. Empero, Herrera Beltrán pedía dinero para 58 municipios que él declaró inundados.

El enviado de Calderón de inmediato habló con el inquilino de Los Pinos que volaba a Japón y a China. El mensaje fue que el gobernador Herrera Beltrán trató nuevamente de engañar, inventando un desastre que no existía en la realidad. Así perdió el viaje al Oriente Ernesto Cordero Arroyo. La nao de China se fue sin él, mientras el embustero desgobernador preparaba otro engaño.

 

Publicado: Agosto 2008 / Año 3, No. 18



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

Caricaturistas de Contralínea
De Actualidad

 

 

Publicidad

 

Avance Contralínea


En la República:  

Números atrasados
Publicidad:  



2005 Revista Contralínea Derechos Reservados CIMCOM
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9802 /03 /05
Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |

Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo